Almafuerte y la Mujer- Misoginia

Un 13 de Mayo de 1854 nace Almafuerte maestro, poeta, bibliotecario y traductor argentino, muy popular sobre todo por sus “Sonetos medicinales”, de nombre Pedro Bonifacio Palacios.

Mucho se ha hablado de la misoginia  de Almafuerte, del odio que sentía hacia las mujeres o, acaso, de la falta de interés por el sexo opuesto.

Eso dio pie para que se sostuviera que no sólo no gustó de ellas

sino que las rechazó de plano sin intentar acercárseles desde

ningún punto de vista: físico o espiritual.

Ricardo Rojas habla de “su largo celibato, de su misoginia confesada  y de su castidad notoria”. Más expeditivo aún se muestra Enrique Lavié quien afirma que “Almafuerte no conoció el amor”. Sin embargo, en su poesía se encuentran alusiones de tipo amoroso.

Así, en “Olvídate de mí“, su primer poema publicado en enero de 1874 en Tribuna, dice: “Siempre en la idea este fatal pasado, / siempre el recuerdo de este amor conmigo, / que debiera olvidar -y no he olvidado, / que quiero maldecir -y no maldigo!… / ¿Por qué en el viaje triste y desolado, / que mi existencia solitario sigo, / siempre ha de ser presente mi pasado / y ha de estar este amor siempre conmigo?”.

Hay otros testimonios en sus  poemas de que amó y pudo no ser correspondido: “¿Acaso el que me roba tus caricias / te habrá petrificado? / ¿Acaso la ponzoña del leteo / te inyectó a su contacto? / ¿O pretendes probarme en los crisoles / de los celos amargos, / y me vas a mostrar cuánto me .quieres, / después entre tus brazos?.. / No se prueban así, con ignominias, / corazones hidalgos! / No se templa el acero ‘damasquino / metiéndolo en el fango! / Yo te alcé en mis estrofas, sobre todas, / hasta rozar los astros: / tócale a mi venganza ,de poeta, / dejarte abandonada en el espacio!”.

El sueño de la Mariposa

Chuang Tzu soñó que era una mariposa. Al des­pertar ignoraba si era Tzu que había soñado que era una mariposa o si era una mariposa y estaba soñando que era Tzu.
Del libro de Chuang Tzu
Chuang Tzu (Fines del siglo IV A.C.). Filósofo chino, seguidor de la doctrina taolsta. Explicaba sus ideas mediante alegorías y fábulas fantásticas. De su obra, sólo se con­servan 33 capítulos. En el pequeño cuento se revela uno de los temas claves de su filo­sofía: la identidad, el “quién somos”, primera pregunta para poder hallar luego el tao (camino) que lleva a la felicidad.

Silencio al crear. . . por qué ?

Hijos de la Luz: Cuando un individuo recibe un deseo o idea constructiva, ésta siempre emana desde el Santo Ser Crístico, y a menudo lo hace en forma de una inspiración, que dicho individuo puede utilizar para acoplarla con su propia “Corriente de Vida” para permitir que su energía se vierta a través de ella, a fin de llevar ese deseo a su correspondiente realización.

Una “Idea Divina” a veces nace en el corazón y la mente muchos años antes de que el individuo ponga la presión de la Llama de Dios detrás de la misma y la precipite al mundo de las apariencias físicas.
Una vez más, Me gustaría recordarles que doquiera que planeen manifestar una idea constructiva, “no se lo digan a ninguna persona”, permitiendo así que el pleno flujo del Espíritu la complete. Cuando esa “Idea Divina” sea colocada dentro de la Llama de Mi Presencia “YO SOY”, ninguna mente humana que quiera interactuar sobre dicha idea, no tendrán ningún efecto adverso.
Las mentes humanas, hasta de la gente más bienintencionada, catapu1tan un torrente de pensamientos adversos hacia las manifestaciones, y esa fuerza es a veces tan fuerte que puede desarraigar la sustancia física de una idea y descalabrar un plan perfecto, a tal extremo que se requiere invertirle toneladas de Energía Divina para restaurarlo.
Cuando este Universo fue creado por los Siete Poderosos Elohim, sólo había UNA Inteligencia que conocía este Plan, el Ser Superior Solar, y el universo de forma completa se manifestó antes de que siquiera la Jerarquía estuviera consciente de Su creación.
De manera que les digo, Mis hijos amados, custodien sus ideas en silencio, y tráiganlas a la manifestación sin “hablar mucho”.

Por el Amado Santo Aeolus

No Nos aceptamos como somos?

Meditación para Aceptarnos
Todo el mundo tiene algo que no le gusta de sí mismo, ya sea algo físico, algún comportamiento o simplemente unos cuantos errores del pasado. Todo eso que no nos gusta de nosotros mismos lo rechazamos e intentamos olvidarlo, quedando relegado a nuestro subconsciente. De ese modo eso que marginamos en nuestra mente se convierte con el paso del tiempo en una losa para nuestra evolución.

La clave no está en el rechazo, sino en la aceptación. Sólo aceptándonos sanaremos esa herida que llevamos dentro. Así pues te proponemos un ejercicio meditativo de autosanación emocional.

Y la meditación dice así:
1. Preparativos:
es imprescindible un entorno adecuado. Busca un lugar tranquilo en el que puedas estar con la luz apagada. Enciende una vela, pon incienso y si lo deseas, como algo opcional, puedes poner música clásica o espiritual que te ayude a relajarte. Debes estar sentado con la espalda recta. Puedes hacerlo en una silla, o con las piernas cruzadas en un cojín en el suelo. Sea como fuere, debes estar muy cómodo. Los brazos deben estar apoyados en las piernas muy relajados.

Sigue leyendo No Nos aceptamos como somos?