Imágenes

El Ajo territorio inhóspito para bacterias y microorganismos

Cómo-Hacer-Miel-De-Ajo-Medicinal-El-Antibiotico-Más-Poderoso-De-Tu-BotiquinEl ajo, esta planta de las liliáceas, es uno de los ingredientes más populares en la gastronomía mundial.

El ajo, esta planta de las liliáceas, es uno de los ingredientes más populares en la gastronomía mundial. No sólo se trata de un condimento delicioso, también de un alimento con múltiples beneficios para la salud. Gracias a sus propiedades, esta planta es usada para aliviar los síntomas de numerosas dolencias, tales como enfermedades respiratorias y cardiovasculares, artritis, cáncer y diabetes.

Por otro lado, la miel posee una composición química que no sólo la mantiene fresca indefinidamente sin echarse a perder, también la convierte en un territorio inhóspito para bacterias y microorganismos. Gracias a ello, la miel se ha utilizado como remedio medicinal durante milenios.

¿Qué pasaría si se juntan ambos ingredientes para consumirse a diario? Basta con reunir la miel y el diente ajo picado, colocarle una tapa y ponerlo en un lugar oscuro durante una semana. Puedes ingerir una cucharada, solo o diluido en agua tibia antes de desayunar, durante siete días seguidos; después, descansa un par de semanas y retoma la rutina. Conserva la mezcla a temperatura ambiente.

Cuales son los efectos de esta mezcla sobre nuestro organismo ?

Los siguientes:

Mejora la circulación sanguínea y disminuye la presión arterial. Los compuestos azufrados del ajo y los nutrientes de la miel, ejercen un efecto anticoagulante y tonificador de las venas, evitando la formación de trombosis y várices.

Controla el colesterol malo. La alicina del ajo desintoxica la sangre, elimina el exceso de colesterol y regula los triglicéridos.

Reduce la inflamación. Tanto el ajo como la miel disminuyen la inflamación, pues actúan como desinflamantes de artristis, retención de líquidos y trastornos musculares.

Fortalece el sistema inmunitario. Gracias a las propiedades antifúngicas y antimicrobianas del ajo y la miel, estos ingredientes forman un gran apoyo al sistema inmunitario. Ambos incrementan la respuesta contra virus, bacterias y patógenos.

Elimina la tos. Siendo de origen bacteriano o viral, la combinación de la miel y el ajo calma la sensación de irritación de la garganta; además, tiene un efecto expectorante que estimula la eliminación de las flemas.

Reduce los síntomas de gripas y resfriados. Las propiedades de ambos eliminan al virus, estimulando la actividad de los anticuerpos que se encargan de proteger las vías respiratorias.