Archivo de la etiqueta: signos; vitales; muerte

El drama de los femicidios no cesa en la Argentina

 Una chica de 26 años fue asesinada ayer de más de 20 puñaladas en el playón de un hospital del partido bonaerense de Malvinas Argentinas. Horas antes, en Córdoba, una joven de la misma edad fue hallada muerta de un tiro junto al cuerpo de su ex novio, que se suicidó tras matarla. Sus casos, ocurridos en el término de 24 horas, se sumaron al del viernes, el de una chica de 17 años que fue encontrada sin vida, golpeada y con heridas de arma blanca en el parque Pereyra Iraola, de Berazategui. El presunto autor del crimen, un remisero que la llevaba como pasajera, se negó a declarar ayer ante la Justicia.

En la madrugada, alrededor de las 4, un efectivo de la Policía Federal que estaba en el Hospital Materno Infantil Claudio Zin, de Malvinas Argentinas, oyó un débil pedido de auxilio. La voz femenina provenía del interior de un auto que estaba en la playa de estacionamiento del centro de salud. El oficial se acercó al vehículo, un Volkswagen Gol gris, y halló una escena estremecedora: una mujer se desangraba tras haber recibido decenas de cuchilladas.

El policía detuvo al hombre que estaba en el vehículo, que fue identificado como Marcelo Fernando Verón, de 42 años. La víctima, Lucía Celeste Maciel, de 26, fue asistida por los médicos del hospital, pero ya no tenía signos vitales. Según las primeras versiones, la pareja mantenía una relación oculta, ya que el sospechoso es casado.

El director de Seguridad de la Policía Comunal de Malvinas Argentinas, Ángel Becerra, dijo a la prensa que el agresor fue trasladado a la comisaría de Grand Bourg. La investigación del hecho, caratulado como homicidio doblemente agravado por femicidio y alevosía, quedó a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción N° 22, del fiscal Pablo Rolón. Del interior del rodado donde se originó la discusión y el posterior asesinato los peritos secuestraron el arma presumiblemente empleada en el ataque: un cuchillo de cocina, según agregaron los voceros.

Fuente La Nación.com