Archivos de la categoría Sin categoría

QUERIDO HOMBRE/QUERIDA MUJER

 Un hermoso reconocimiento mutuo

Hoy quisiera simplemente compartir dos hermosos testimonios que demuestran que estamos dando pasos acertados en el proceso de revalorización mutua entre masculino y femenino, y la manera como nos relacionamos, un requisito esencial de la igualdad de género y por ende de la armonía de cada familia, de cada pareja, de cada hombre y de cada mujer, sea cual sea su rol en la sociedad.

El primero es un gesto trascendental de Gay Hendricks, Arjuna Ardagh y un grupo de hombres Sigue leyendo QUERIDO HOMBRE/QUERIDA MUJER

¿Qué es el Cociente de Inteligencia Espiritual?

 

La inteligencia espiritual es la más nueva y la más antigua. Hay reportes muy específicos de ella por lo menos hace 2.500 años, cuando el Buda la llamó visión cabal o Vipassana; señaló que era la capacidad de visión penetrativa para comprender la realidad profunda de los fenómenos, ver las cosas como son. Esta comprensión era la base para superar la ignorancia, base del sufrimiento, y alcanzar la verdadera felicidad. El Apóstol Pablo de Tarso en la carta a los Colosenses ora pidiendo inteligencia espiritual. describiéndola como la capacidad dada por Dios para vivir plenamente en congruencia con la fe proclamada. Sigue leyendo ¿Qué es el Cociente de Inteligencia Espiritual?

Sobre la vida, la muerte… y más allá

Entrevista a Elisabeth Kübler Ross

Elisabeth Kübler-Ross es mejor conocida por su trabajo concerniente a la muerte y su proceso; su fama ha sido bien ganada. Mas que cualquier otra persona en el mundo Occidental, Elisabeth ha ayudado a abatir el tabú que hasta hace cerca de 20 años, aislaba a los enfermos terminales, en una atmósfera de silencio nervioso. Mientras tanto, La Doctora nacida en Suiza, ideó un modelo de proceso de duelo: Negación, enojo, negociación, depresión y aceptación. Escribiendo el clásico “Sobre la vida y la muerte” (así como un número de otros volúmenes referentes al tema)… difundió el tema de los hospicios en los Estados Unidos… y auxilió a millones de personas a aprender a ver la muerte “como una etapa final de crecimiento”, una parte integral de la vida misma. Sigue leyendo Sobre la vida, la muerte… y más allá

Arboles que nos cuidan

 

Árboles que nos cuidan desde siempre !

Transparencia en el aire, intensa luminosidad,
vientos constantes, horizonte amplio
y cielo abierto son positivos por un lado,
pero por otro, pueden exponernos a vibraciones
magnéticas y psíquicas groseras. Es
posible crear un campo energético vegetal,
que sea protector, alrededor de las viviendas
o en áreas muy expuestas a las vibraciones
provenientes del cosmos. Plantar ciertos árboles,
estratégicamente distribuidos, puede
crear la protección necesaria, pues entre
sus campos magnéticos existe interrelación.

Sigue leyendo Arboles que nos cuidan

Como buscar Archivos Anteriores

COMO BUSCAR ARCHIVOS Anteriores

Una vez en el sitio, coloque en la barra espaciadora (arriba) la

siguiente fórmula:

archivo.fundaciongedisos.org   ( todo en letra minúscula) allí encontrará  casi 40 temáticas de  materias con contenido referido a cada título: ( SI DESEA VER MÁS CONTENIDO DE CADA MATERIA DIRÍJASE A “MAPA DE SITIO” Y ENCONTRARÁ EL ARCHIVO COMPLETO DE CADA MATERIA) .Busque por el título de la que le interese y  clic en el título de  CUALQUIER MATERIA QUE USTED. DESEE “VER MÁS”. REPITA SIEMPRE  EL MISMO MECANISMO)

Sigue leyendo Como buscar Archivos Anteriores

Como buscar archivos

 

Como buscar archivos

Una vez en el sitio, coloque en la barra espaciadora (arriba) la

siguiente fórmula:

archivo.fundaciongedisos.org   ( todo en letra minúscula) allí encontrará  casi 40 temáticas de  materias con contenido referido a cada título: ( SI DESEA VER MÁS CONTENIDO DE CADA MATERIA DIRÍJASE A “MAPA DE SITIO” Y ENCONTRARÁ EL ARCHIVO COMPLETO DE CADA MATERIA) .Busque por el título de la que le interese y  clic en el título de  CUALQUIER MATERIA QUE USTED. DESEE “VER MÁS”. REPITA SIEMPRE  EL MISMO MECANISMO)

Guerrero de la Luz

 

Un guerrero no necesita que nadie le recuerde la ayuda de los otros; él se acuerda solo y reparte con ellos la recompensa.
Todos los caminos del mundo llevan hasta el corazón del guerrero; él se zambulle sin vacilar en el río de las pasiones que siempre corre por su vida.
El guerrero sabe que es libre para elegir lo que desee; sus decisiones son tomadas con valor, desprendimiento y – a veces – con una cierta dosis de locura.
Acepta sus pasiones y las disfruta intensamente. Sabe que no es necesario renunciar al entusiasmo de las conquistas; ellas forman parte de la vida y alegran a todos los que en ellas participan.
Pero jamás pierde de vista las cosas duraderas, y los lazos creados con solidez a través del tiempo.
Un guerrero sabe distinguir lo que es pasajero de lo que es definitivo.
**************
“Es curioso – comenta para sí el guerrero de la luz -.
Cuánta gente he conocido que en la primera oportunidad intenta mostrar lo peor de sí mismo. Esconden la fuerza interior detrás de la agresividad; disfrazan el miedo a la soledad con aires de independencia. No creen en su propia capacidad, pero viven pregonando a los cuatro vientos sus virtudes.”
El guerrero lee estos mensajes en muchos hombres y mujeres que conoce. Nunca se deja engañar por las apariencias y permanece en silencio cuando intentan impresionarlo. Pero usa la ocasión para corregir sus propios fallos, ya que las personas son siempre un buen espejo.
Un guerrero aprovecha toda y cualquier oportunidad para enseñarse a sí mismo.
Un guerrero de la luz sabe que ciertos momentos se repiten.
Con frecuencia se ve ante los mismos problemas y situaciones que ya había afrontado; entonces se deprime, pensando que es incapaz de progresar en la vida, ya que los momentos difíciles reaparecen.
“¡Ya pasé por esto!”, se queja él a su corazón.
“Realmente tú ya lo pasaste – responde el corazón -, pero nunca lo sobrepasaste”.
El guerrero entonces comprende que las experiencias repetidas tienen una única finalidad: enseñarle lo que no quiere aprender.
***********
Un guerrero de la luz siempre hace algo fuera de lo común.
Puede bailar en la calle mientras se dirige al trabajo, mirar los ojos de un desconocido y hablar de amor a primera vista, defender una idea que puede parecer ridícula. Los guerreros de la luz se permiten tales días.
No tiene miedo de llorar antiguas penas, ni de alegrarse con nuevos descubrimientos. Cuando siente que llegó el momento, lo abandona todo y parte hacia su aventura tan soñada. Cuando entiende que está en el límite de su resistencia, sale del combate, sin culparse por haber hecho alguna locura inesperada.
Un guerrero no pasa sus días intentando representar el papel que los otros escogieron para él.
*********
Desde el momento en que comienza a andar, un guerrero de la luz conoce el Camino.
Cada piedra, cada curva, le da la bienvenida. Él se identifica con las montañas y los arroyos, ve un poco de su alma en las plantas, en los animales y en la aves del campo.
Entonces, aceptando al ayuda de Dios y de las Señales de Dios, deja que su Leyenda Personal lo guíe en dirección a las tareas que la vida le reserva.
Algunas noches no tiene dónde dormir, otras sufre de insomnio. “Esto forma parte del juego – piensa el guerrero -. Fui yo quien decidió seguir por aquí”.
En esta frase está todo su poder: él escogió la senda por donde camina ahora y no tiene motivo para protestar.
Manual del Guerrero de la Luz.
Paulo Coelho.

 

Los Sumerios

Los Sumerios

La civilización sumeria es considerada como la primera y más antigua civilización del mundo ( en el  Neolítico o Edad de Piedra Nueva o Pulida) Aunque la procedencia de sus habitantes, los sumerios, es incierta, existen numerosas hipótesis sobre sus orígenes, siendo la más aceptada actualmente la que argumenta que no habría ocurrido ninguna ruptura cultural con el período de Uruk, , lo que descartaría factores externos, como podían ser invasiones o migraciones desde otros territorios lejanos. El término “sumerio” es el nombre común dado a los antiguos habitantes de baja Mesopotamia por sus sucesores, los  semitas acadios . Los sumerios se llamaban a sí mismos sag-giga, que significa literalmente “el pueblo de cabezas negras”. La palabra acadia shumer puede representar este nombre en el dialecto, pero se desconoce por qué los acadios llamaron Shumeru a las tierras del sur. Algunas palabras como la bíblica  Shinar, la egipcia Sngr, o la Hitita  Šanhar(a) pueden haber sido variantes de Šumer. De acuerdo al historiador babilonio Beroso, los sumerios fueron “extranjeros de cabezas negras”.

Los sumerios solamente consideraban dos estaciones: el verano y el invierno. El Año Nuevo se celebraba a principios del verano coincidiendo con lo que para nosotros sería finales del mes de abril.

La fiesta del Año Nuevo era en honor de la diosa Inanna (más tarde Ishtar), diosa del amor, del sexo y la guerra. Inanna no fue jamás una diosa madre como algunos  creen y nunca tuvo hijos. Era la joven rebelde del panteón sumerio. Inteligente y dispuesta a aprender de los errores; pero también con una gran ambición personal, compasión hacia los humanos y paralelamente un carácter muy vengativo. En una ocasión, tras haber sido violada por un jardinero, lanzó contra la humanidad una serie de plagas (agua que se convierte en sangre, lluvia de ranas y langostas, úlceras en la piel.

La fiesta conmemoraba la bajada de la diosa al infierno, donde atravesaba las siete puertas del mismo, dejando una prenda en cada una y entregando su propio cuerpo en la última, tras lo que moría. Sin embargo, al tercer día resucitaba y retornaba triunfante al mundo más poderosa que nunca. Se piensa que también era una forma de conseguir “sincronizar” los nacimientos, pues se intentaría que gran parte de las mujeres quedasen embarazadas dando a luz en un momento del año en que, recogida la cosecha, los bebés podían ser mejor atendidos .En las primeras versiones del mito, Inanna encuentra a su marido, Dumuzi, en medio de una fiesta y enfadada lo envía  al infierno. Los sumerios tenían una total desinhibición hacia el sexo, considerándolo una parte fundamental de la vida, por lo que en esos días se practicaba, y mucho. La diosa Ishtar , parece que amparaba las prácticas homosexuales o transexuales y la promiscuidad. Así es como en el poema babilonio de Erra  se critica duramente la actitud de un rey de Uruk, que no trata con suficiente amabilidad a “prostitutas, cortesanas y busconas […] a los chicos alegres que cambiaron su masculinidad por femineidad” ya que éstos con sus actos veneran a la diosa. Parece que el hecho de que los jóvenes durmieran en sus propias camas era algo preocupante y la copulación en las calles era una práctica habitual. El papel de la prostitución no está claro, y una posible función ritual ha sido discutida.
Dependiendo de las ciudades, la fiesta duraba más o menos días -la media era de una semana-. A lo largo de esas jornadas se celebraban banquetes públicos costeados por los templos o el palacio del gobernante, y se organizaban recitales de música y procesiones solemnes durante las cuales se arrojaban regalos a la multitud.
El acto central del Año Nuevo era la ceremonia de la hierogamia o matrimonio sagrado. Durante la misma el gobernante pasaba al interior del templo y, ante la estatua divina, se acostaba con la gran sacerdotisa, momento en que le eran transmitidos sus poderes de mando. En realidad, se piensa que la mayor parte de las veces el sexo era fingido, pues se sabe de casos en que dicha gran sacerdotisa era hija del gobernante y para los sumerios el incesto era un delito terrible. El hecho de que fuera real o fingido dependía de las épocas y las ciudades. Hubo casos en los que la gran sacerdotisa quedaba embarazada y al hijo/a se le otorgaba un carácter semidivino. Hay que tener en cuenta que, para los sumerios, no era vergonzoso ser madre soltera. De hecho, Sargón de Akhad, gran conquistador y fundador de la dinastía acadia, se jactaba en su biografía de ser hijo de una madre soltera, la cual lo había abandonado en una cesta en el río, siendo y adoptado por un miembro de la corte real de Kish que lo encontró.
Tras la hierogamia, todo el mundo hacía el amor, ya fuese con su amigo preferido, hombre fuerte y gustoso o con las hieródulas del templo (prostitutas sagradas). Tampoco estaba mal visto hacer el amor esos días con el/la amante de turno. Los hombres podían tener concubinas y amantes, y las mujeres podían tener amantes siempre que el marido les diera su permiso. Y parece que sí era habitual que lo dieran, además tampoco importaba si la mujer quedaba embarazada, pues para los sumerios los hijos eran fundamentales y el marido no tenía inconveniente alguno en adoptar al retoño, teniendo éste todos los derechos de un hijo natural

Arreglos y agregado del relato histórico:

S. Liliana Aguirre

Sigue leyendo Los Sumerios