Archivos de la categoría Sin categoría

Asociación Argentina de Derecho Parlamentario

Tarjeta invitación Asamblea constitututiva de la Asociación Argentina de Derecho Parlamentario
Dr. Jorge Gentile<gentilejh@gentilesaravia.com.ar>
vie 19/10, 18:15
Dr. Jorge Gentile (gentilejh@gentilesaravia.com.ar)

Estimados colegas:

Les hago llegar esta invitación que les adjunto por si desean acompañarnos. Te saluda con distinguida consideración.

Jorge Horacio Gentile

La búsqueda de la resiliencia de Mary Karapetian Alvord

En la década de 1980, Mary Karapetian Alvord organizó talleres para padres que estaban adoptando niños de Rusia. Algunos de esos niños tuvieron terribles experiencias tempranas que podrían haberlos destruido, pero en muchos casos, estaban prosperando.

Alvord, un psicólogo clínico que trata principalmente a niños y adolescentes que usan terapia cognitivo-conductual (TCC) en los suburbios de Maryland, en Washington, quería entender por qué. Al explorar el tema, encontró estudios sobre la resiliencia, que ella define como básicamente “la capacidad de enfrentar los desafíos”. La investigación mostró que las personas podrían recuperarse de la adversidad severa, incluso del trauma, si tuvieran ciertas fortalezas y apoyos.

“Pensé: ‘¡Dios mío, esto es maravilloso!'”, Recuerda su descubrimiento. “Fui entrenada en comportamiento, así que siempre me había adherido a un modelo basado en la fuerza”. Sigue leyendo La búsqueda de la resiliencia de Mary Karapetian Alvord

El Falso Amor

Nunca debe entregar todo de uno a la pareja siempre hay que guardar para uno amarse a uno mismo la realidad es que no sabemos amar verdaderamente pues siempre estamos esperando algo a cambio de todos los regalos que dimos frases alentadoras felicitaciones demostraciones de cariño caricias sexo borracheras etc….reconocimiento de virtudes y cuando la pareja no da lo mismo sufrimos por que no hizo lo que nuestro yoes querían lo que llamamos amor actualmente, pero  no es amor. Inadvertidamente se asemeja a un negocio en el que se  invierte física y psicológicamente para que nos traten bien, seamos amados, seamos valorados, seamos amor. Cuando nos cansamos de no recibir el pago del cariño ayuda servicio comprensión etc etc. se acaba la relación de pareja y  ya el negocio no funciona Sigue leyendo El Falso Amor

Contra el culto a la juventud: morir viejo y tener razón o. . . .

NUESTRA SOCIEDAD REPRIME A LA VEJEZ PORQUE LE RECUERDA LA INEVITABILIDAD DE LA MUERTE; ASÍ SE AFERRA ILUSORIAMENTE A ESTA VIDA MATERIAL, IGNORANDO LA GRAN FRONTERA QUE LO LLAMA Y LA POSIBILIDAD QUE LA MISMA MUERTE OFRECE PARA ENRIQUECER LA VIDA. 

Ciertamente el culto a la juventud es un signo de nuestra época, especialmente porque vivimos en la época de la imagen pública, y por todos lados se nos bombardea –como estrategia de mercado– con cuerpos núbiles, lustrosos y aparentemente sanos como los que sólo podemos tener en la cúspide de la juventud. El arquetipo de la belleza, desde los griegos, es el del eterno puar, en perpetua florescencia, con una dicha que el tiempo no puede más que marchitar porque está ligada a la primavera y al verano, a la energía y al vigor que en un mundo impermanente imposiblemente no declinan. Así perseguimos el espejismo de la fuente de la juventud y ocultamos nuestra vejez y marginamos a nuestros viejos –poco vale para nosotros la sabiduría de la edad en comparación a la intensidad del placer sensorial y el rubor fogoso de los años mozos. Como escribe el poeta Ramón López Velarde, queremos siempre “ser de nuevo/la frente limpia y bárbara del niño”:

Volver a ser el arrebol, y el húmedo

Pétalo, y la llorosa y pulcra infancia

Que deja el baño para secarse al sol…

Carlos Monsiváis nos recuerda cómo el ardor del Fausto de Goethe de trascender la guadaña del tiempo a través de la filosofía oculta, hoy en día deviene en la compulsión obsesiva del consumismo y en el abaratamiento de los principios, un “canje del espíritu metafísico por los goces físicos”, habiéndose perdido “lo que [Alfonso Reyes] comprendía de este modo: ‘El éxito o el fracaso cuentan menos que el anhelo de desentrañar los secretos del mundo y darles forma comprensible, a través de la acción del arte, de la poesía, la filosofía, y la ciencia: ¿Qué otra cosa anheleba Fausto?”‘  Explica Monsiváis en un formidable pasaje de su libro póstumo Las Esencias Viajeras: …ya en el siglo XX, al convertirse la juventud en la meta suprema, incluso los propios jóvenes, el pacto fáustico deviene el centro de las obsesiones, de las ilusiones recónditas y públicas, hasta llegar a los finales de esta centuria convertido en búsqueda gozosa y patética de la cirugía plástica, los gimnasios, las dietas estrictas, el maquillaje, las ropas rejuvenecedoras, la liposucción, hasta llegar a la ilusión química de la feromona humana… La metáfora prodigiosa de un libro se convierte en el sueño masivo de consumo y ansiedad por resistir al tiempo. Tenemos un pacto fáustico rebajado, versión lite, ni siquiera comprendido, en el que las masas se van por la carnada del placer y el materialismo y la literalidad sin comprender y menos buscar la dimensión metafórica, estética y metafísica. El problema de esto es que, como muestra en su sublime frivolidad El Retrato de Dorian Gray, tarde o temprano lo que le hacemos al cuerpo alcanza al alma y viceversa. La corrupción es también holística (como los spas).

Monsiváis recupera una cita de Bartolomé Mitre que encierra el espíritu que guía este ensayo:”No hay que morir joven. El que sobrevive a sus coetáneos siempre acaba por tener razón”, y aquí el énfasis es en tener razón no en tener la razón o superar a los demás para  vindicar nuestro orgullo… razón que para los griegos era el Logos, lo divino en la mente humana…. Sigue leyendo Contra el culto a la juventud: morir viejo y tener razón o. . . .

LO QUE SE PERDIÓ…Agosto 30: Día de los desaparecidos

Desaparecidos: los muertos sin tumba,  y  tumbas sin nombre.

Y también:

los bosques nativos, las estrellas en la noche de las ciudades, el aroma de las flores, el sabor de las frutas, las cartas escritas a mano,los viejos cafés donde había tiempo para perder el tiempo,el fútbol de la calle, el derecho a caminar, el derecho a respirar, los empleos seguros, las jubilaciones seguras, las casas sin rejas, las puertas sin cerradura, el sentido comunitario y el sentido común.

Los Hijos de los Dias.

Eduardo Galeano