La Teoría del Caos en la psicología

En el presente artículo se exploran las nuevas posibilidades que brinda la teoría del caos en la psicología como modelo conceptual o metodológico.

Comienza con una breve historia de los movimientos en la filosofía de la ciencia y cómo estos han afectado a la psicología en su constitución en estos últimos ochenta años y en su modo de hacer investigación; se explora después el método científico y su utilización en la psicología con sus limitantes y fallas; por ultimo, se explica brevemente qué es y cómo se constituye la teoría del caos y sus posibles utilizaciones como modelo conceptual o metodológico en la psicología.

Autor: Dan Eric Luévano Ramírez CETYS Universidad, Campus Tijuana

Fuente: Redalyc

Edita L.A  (continua en Informe completo)

Un nuevo estudio sugiere que los humanos podemos sentir el campo magnético de la tierra

George Dvorsky explica en Gizmodo Español los resultados de esta fascinante investigación:

“Por primera vez en humanos, se observaron respuestas claras a los cambios en el campo magnético. A pesar de que el campo magnético no fue percibido conscientemente en las personas de prueba que mostraron respuestas cerebrales en el campo, el estudio invita a otros científicos a realizar investigaciones para comprender el mecanismo por el cual el campo magnético provoca actividad neuronal”, dijo Winklhofer a Gizmodo.

El biólogo Kenneth J. Lohmann de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill dijo que era un “estudio fascinante y provocativo”. Dado que “muchos otros animales pueden sentir el campo magnético de la Tierra, es ciertamente una posibilidad que los humanos también pueden”, le dijo a Gizmodo. Dicho esto, creía que los resultados debían interpretarse con “gran precaución”.

“Una cosa es encontrar un cambio sutil en la actividad cerebral en respuesta a un campo magnético débil, y otra cosa es mostrar que las personas realmente detectan y utilizan la información del campo magnético de manera significativa”, dijo Lohmann.

De hecho, por ahora tendremos que contentarnos con la observación de que los cerebros humanos pueden detectar las ondas magnéticas, y dejarlo así. Los investigadores ahora tendrán que averiguar por qué existe la magnetorrecepción humana y si esta capacidad se extiende de alguna manera a nuestro comportamiento. En cualquier caso, podemos esperar nuevas y emocionantes ciencias

Depresión en la adultez podría relacionarse con pérdida de la memoria a los 50

 Los investigadores piden al gobierno del Reino Unido que invierta en la salud mental como un medida preventiva para proteger la salud cerebral de la población que envejece.

Un nuevo estudio longitudinal a gran escala realizado por psicólogos de la Universidad de Sussex ha encontrado “vínculos claramente persistentes” entre los episodios de depresión y ansiedad que experimentan los adultos de veintitantos, treinta y cuarenta años, con una disminución de la función de la memoria cuando llegan a los cincuenta.

Sigue leyendo Depresión en la adultez podría relacionarse con pérdida de la memoria a los 50

Neurocisticercosis …..Larvas en el Cerebro

 Acude al hospital con un fuerte dolor de cabeza y le hallan una plaga de larvas en el cerebro

Tras practicarle una resonancia magnética y exámenes de ultrasonido, los especialistas encontraron que la corteza cerebral y el tronco encefálico del paciente estaban llenos de larvas.

Médicos indios descubrieron el cerebro de un joven de 18 años plagado de quistes causados por un parásito porcino. El muchacho, al que los doctores no pudieron salvarle la vida, acudió al servicio de urgencias de la ciudad de Faridabad, en el estado de Haryana, aquejado de fuertes dolores de cabeza y convulsiones.

Tras practicarle una resonancia magnética y exámenes de ultrasonido, los especialistas encontraron que la corteza cerebral y el tronco encefálico del paciente estaban llenos de larvas.

El muchacho padecía neurocisticercosis, una enfermedad parasitaria originada cuando una persona ingiere huevos microscópicos de una tenia porcina y que afecta al tejido muscular. De ahí los parásitos se propagan al cerebro. Los personas infectadas pueden pasar mucho tiempo sin presentar síntomas.

A pesar de que esta afección se puede tratar con medicamentos, el elevado número de quistes no permitió al chico que se le suministraran los fármacos antiparasitarios necesarios.

El paciente fue tratado con corticoides estándares y medicamentos para evitar que se le manifestaran ataques epilépticos. Sin embargo, no se pudo revertir la situación y murió dos semanas después.

El caso ha sido publicado en un artículo de la revista New England Journal of Medicine.
Edita L-A