10945387_10202436994005844_6602130974571279370_n

Los Afectos Virtuales.El cambio debe comenzar por mi…

Escuchar, hacerse escuchar, poner límites, expresar el afecto, plantear necesidades, decir “no”, abordar temas difíciles, generar momentos de contacto profundo o de intercambio distendido… Cada uno de nosotros tiene determinadas habilidades de comunicación más desarrolladas, y otras que necesita desplegar.

Si hay algo que puede dar plenitud a un ser humano es sentirse comunicado con quienes le importan; y si algo le resulta doloroso es que esa comunicación no pueda lograrse.

Todos tenemos hambre de comunicación profunda, lo sepamos o no. Y si tomamos cada vínculo como un laboratorio donde explorar quiénes somos, qué emerge de nosotros, cuál es nuestra parte en la dinámica de esa comunicación, poco a poco vamos descubriendo posibilidades impensadas para evolucionar en nuestra manera de relacionarnos.

No se trata sólo de ideas: requiere de herramientas concretas para implementar en la vida cotidiana (algunas, en la soledad y el silencio; otras, en medio del intercambio con los demás).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *