san la muerte 2

°Si le impresiona, no desestime la cultura dejando de leer por temor o rechazo°.

Quien es  y cuál es el origen de San LA MUERTE (figura polémica)

San La Muerte es un personaje / entidad venerada en Latinoamérica. (No debe confundirse  con La santa muerte.) y su  culto se extiende desde América central, en territorios del Paraguay, del noreste de Argentina, principalmente en la provincia de Corrientes y en menor medida en Misiones, Chaco, Formosa y, al sur de Brasil (Paraná, Santa Catarina, Río Grande del Sur). Desde los años 1960 debido a las migraciones internas el culto se ha extendido a ciertas zonas de la provincia argentina de Santa Fe, especialmente, al Gran Buenos Aires y Jujuy.  Las  imágenes de San La Muerte  sirven de amuleto .Suelen ser talladas (a excepción de la guadaña, que suele añadírsela) en una sola pieza de madera dura, hueso (en ocasiones huesos humanos), plomo, yeso etc. y representan a un esqueleto humano con una guadaña cuya hoja es de lata. El mango de la guadaña se apoya en una plataforma a la altura de la cintura estando por su parte toda la imagen generalmente ubicada sobre otra plataforma. Esta es la representación más frecuente, aunque existen estatuillas con la figurilla sentada o acuclillada, sin guadaña, con las manos apoyadas en el mentón o en la nuca: estas posturas corresponden con la iconografía católica para el Señor de la Paciencia; sin embargo, esta veneración de San La Muerte nada tiene que ver con la Iglesia católica, para la cual esta práctica de adoración a San La Muerte es considerada un culto pagano./

Este amuleto no se considera eficaz si no está bendecido, pero siendo considerado parte de un culto no cristiano la iglesia se niega a realizar bendiciones de la estatuilla o cualquier representación de San La Muerte, por este motivo sus devotos acuden a las misas católicas con estas representaciones y cuando el sacerdote imparte la bendición el portador toma a la imagen con sus manos así le “transmite” la bendición, una alternativa es pedir la bendición de la figura a dos personas que sean consideradas católicas. No obstante las corrientes esotéricas del culto a San La Muerte prescinden de toda intervención de la iglesia, realizando sus propias consagraciones o solicitando a otros devotos experimentados que consagren las imágenes en sus altares privados. Muchos talladores consagran las imágenes al tiempo que las tallan. En la actualidad no se recurre a la iglesia ya que el sincretismo con otras corrientes espirituales, como los cultos afrobrasileños o afrocaribeños, aportó rituales propios de consagración, como baños, defumaciones, velaciones o entierros de las imágenes. Actualmente el culto está completamente diferenciado de la iglesia católica y se encuentra más ligado a la Santería.

Con todo, en la religión católica se considera necesaria la intención del ministro para que la bendición sea válida y, puesto que los sacerdotes católicos no sólo no tienen intención de bendecir estas imágenes sino que incluso están en contra de ellas, suelen considerar que estas “bendiciones robadas” no tienen ningún valor. Los portadores del amuleto de San La Muerte creen ser invulnerables a maleficios y desgracias y que el amuleto atrae el amor y la buena fortuna, la creencia popular se basa en pedirle rezando al Santo y a cambio hacerle una ofrenda. Ofrendas usuales son golosinas, whisky, cigarrillos, o flores. La principal finalidad de los portadores de dicho amuleto es: “obtener una vida longeva”. El culto a San La Muerte, aunque no tiene “días canónicos”, sí considera especiales al Viernes Santo y al Día de los Fieles Difuntos (o día de los muertos). En Argentina mayormente se lo venera del 14 o 15 de agosto en todo el país, en donde también lo hacen el 13 del mismo mes, con grandes fiestas populares.

Origen =  Se encuentra en la zona del litoral argentino, ya que donde se cuenta que un monje jesuita en desacuerdo se desprendió de la colonia evangelizadora de la zona, en los tiempos de Carlos III, y comenzó una tarea de ayuda al prójimo muy profunda y cercana a los enfermos de lepra. Multiplicó esta tarea junto con la oración y la predicación del Evangelio, y se volvió muy popular. Aunque le advirtieron muchas veces que cesara con su tarea de ayuda independiente, no se doblegó. Finalmente fue apresado y, en protesta, ayunó de pie. Luego de un tiempo lo encontraron muerto en esa posición, con su túnica y un cayado que lo ayudaba a caminar. En la misma zona del litoral argentino se conocen otras dos leyendas sobre el origen de San La Muerte. Existen además de estas corrientes “cristianizadas”, otras líneas de trabajo y culto con San La Muerte, más centradas en aspectos esotéricos, que hunden sus raíces en antiguos cultos a la figura de la muerte. Estas corrientes pueden ser englobadas dentro del ocultismo, concretamente dentro del Camino de la mano izquierda.

Consideraciones para la iglesia   

No es reconocido como santo por la Iglesia Católica, considerado como pagano corriente externa a la iglesia

Referencias Fuentes

«Devoción a San la Muerte: “Me dio todo en la vida” | Crónica».

Crónica. 21 de febrero de 2017. Consultado el 20 de febrero de 2018.

«San La Muerte: 40 mil devotos veneran al santo ¡“prohibido”! | Crónica».

Crónica. 14 de agosto de 2017.

Consultado el 20 de febrero de 2018.

Liliana Aguirre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *