images-5

La Conciencia clara produce Sanación

Hay un sutil secreto que te está esperando, lo tienes más cerca que tu siguiente respiración, y es más vital que el próximo latido de tu corazón. Una vez que captes ese secreto, tu vida se abrirá a maravillas que están a años luz de distancia de lo que hasta ahora creías posible. Se trata del secreto de la curación, la alegría y la paz, y que ahora mismo, mientras lees estas líneas, está funcionando. Pero ese secreto permanece oculto para ti, no en los símbolos de un oscuro pergamino escondido en las profundidades de un antiguo templo, sino justo delante de tus ojos. Este sencillo libro te revelará ese secreto, mostrándote cómo aprovecharlo para enriquecer tu vida y las vidas de tu familia, tus amigos e incluso tus mascotas. En las páginas siguientes aprenderás cómo curar el cuerpo, la mente y el alma con menos esfuerzo del necesario para observar una poética puesta de sol. El procedimiento científico que va a desplegarse ante ti es fácil de aprender, y todo el mundo puede aplicarlo de inmediato. Es tan sencillo como el propio secreto, e igual de potente. Te recomiendo que no te lances de cabeza, sino que leas este libro página a página. De esa manera es como el secreto hallará asiento en tu conciencia. Tómate, por favor, el tiempo necesario para realizar cada ejercicio tal y como se presenta. Vas a aprender una nueva habilidad y hará falta un poco de práctica para que ésta se convierta en tu segunda naturaleza. Los ejercicios no son difíciles. De hecho, son agradables, pues animan y elevan. Así que por muy deseoso que estés de empezar a hacer milagros, tómate el tiempo necesario para comprender bien los principios. Como dijo en una ocasión un sabio maestro: «Con empezar bien ya hemos hecho la mitad».Me gustaría hacerte una sencilla pregunta. Comprender la respuesta podría cambiarte la vida para siempre. Piénsalo bien y continúa leyendo. Ésta es la pregunta: ¿qué es lo más importante para ti en esta vida? ¿Cuál es tu respuesta? ¿La salud? ¿La familia? ¿La mente? ¿El trabajo? ¿Los helados? Mi respuesta a esa pregunta es: la conciencia. Sin conciencia no tienes nada. Sin conciencia no puedes amar a tu esposa y a tus hijos, realizar tu trabajo o tomarte un café en una terraza. A todos los efectos, sin conciencia no existes. La conciencia no es tu mente. Si la mente fuese una bombilla, la conciencia sería la electricidad que la ilumina. Un reflejo deslucido de la conciencia en la mente provoca confusión, equívocos y finalmente sufrimiento. Una mente iluminada por la conciencia está en paz y está presente, tiene una plácida amabilidad que hace que los demás se sientan bien. Si consideras a la conciencia como tú «luz interior», estarás más cerca de comprender su vital importancia,

Parte del Libro “Curación Cuántica” del Doctor Frank Kinslow

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *