7-Imagenes-de-Odio2

André Glucksmann analiza las constantes del ‘discurso del odio’

Para André Glucksmann (Boulogne, Francia, 1937), la teoría del odio “es la más individualista de todas”. El pensador francés, uno de los más provocadores del panorama intelectual europeo, lo sabe bien porque ha conseguido unir la línea de sangre que conecta la rabia de Medea con la sinrazón de los que atentaron contra las Torres Gemelas o la estación de Atocha en Madrid. El ensayista presentó ayer su último libro, El discurso del odio (Taurus), en una conversación animada y apasionante con Josep Ramoneda en el Círculo de Bellas Artes de Madrid

“El odio se explica dentro de nosotros mismos”, asegura este pensador francés, que provocó muchísimas posiciones encontradas con su anterior libro, Occidente contra Occidente. Todo empieza en los clásicos y, como casi siempre, son ellos los que mejor han sabido mirar el interior del alma humana. “Sócrates habla de Tifón, ese dios que representa la cólera de la naturaleza. Nosotros debemos preguntarnos: ‘¿Llevo a Tifón dentro de mí?’. ‘¿Me puedo resistir a él?”. Para Glucksmann, son interrogantes que debemos hacernos en esta época en la que, tras el descalabro de las ideologías, el hombre ha quedado dormido. “Parece que todo ha terminado después del fracaso del idealismo, pero ahora cabe preguntarse en qué va a convertirse el hombre cuando ha ocurrido todo eso”.

Elogios de Aznar

Glucksmann viaja por los motores intelectuales del odio y ha observado algunas constantes a través del tiempo. “A lo largo de los siglos, el discurso del odio ha sido constante contra las mujeres y contra los judíos. Jomeini esgrimió tres objetivos. Creía que en Estados Unidos estaba el origen de todos los males, pero también apuntaba a las mujeres y a los judíos como una amenaza y, lo que creíamos que era el discurso de un viejo loco, luego se ha ido asentando”.

Cuando Ramoneda preguntó a Glucksmann si ese sentimiento es un motor de la historia, ambos coincidieron en que fueron las consecuencias de un odio ancestral las que habían llevado a Europa a la devastación y después, como vemos ahora, a una unión que nos aleja de los fantasmas del pasado. “Más que el odio en sí, es la resistencia al odio la que ha sido el gran motor de la historia”, aseguró Glucksmann.

[Por la mañana, Glucksmann acudió a la Universidad San Pablo CEU, donde pronunció la conferencia titulada Actualidad del nihilismo para clausurar el ciclo organizado por la Fundación FAES La Revolución de la Libertad, informa Efe. El ex presidente del Gobierno José María Aznar leyó varias citas de algunos de los libros del filósofo francés y afirmó que “el terrorista y quien le apoya, le alienta o se sirve de él para obtener sus finalidades políticas, no es el otro con el que debamos dialogar”, y matizó que “frente a nosotros está el enemigo al que tenemos que derrotar”. Glucksmann, concluyó Aznar, “defiende que existe una sola civilización occidental que comparte valores y desgraciadamente también amenazas”.]

El País*

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *