QUÉ ANIMAL TE REPRESENTA EN EL HORÓSCOPO CHINO ?

El universo es inmensamente grande, valga la redundancia, por lo tanto tiene muchas formas de comunicarse con nosotros para darnos mensajes acerca de nuestras vidas. No solo los planetas y los astros tienen la habilidad de influir en nuestra personalidad como lo explican los signos zodiacales. En la tradición china se rigen de manera distinta. Cuenta la tradición, que Buda, viendo próxima su muerte, quiso reunir a todos los animales de la Tierra para dejar testimonio de su última voluntad. Para su sorpresa, solo se presentaron doce animales ante él. Como premio a la devoción religiosa que le brindaron, Buda los convirtió en los Doce Signos del Zodiaco Chino. Cada animal gobernaría un año, en el cual influirían sobre la personalidad y el carácter de todos aquellos que nacieran en él.

Los nacidos en los años: 1900, 1912, 1924, 1936, 1948, 1960, 1972, 1984, 1996.
La Rata: Animal valiente, inteligente, sobrio. Posee gran astucia, es ágil y se las ingenia para encontrar siempre un albergue abundante para sus necesidades. Es prudente. Su principal cualidad es la intuición, la astucia y la osadía. Poseen una gran creatividad. Ante los grandes obstáculos, se diría que parecen achicarse; no obstante, esa detención en la que se mantienen por espacio de unos minutos, les sirve para planear el ataque más eficaz. Pueden resultar bastantes celosas en el amor. Sigue leyendo QUÉ ANIMAL TE REPRESENTA EN EL HORÓSCOPO CHINO ?

CUENTO: A la deriva DE Horacio Quiroga

El hombre pisó algo blanduzco, y en seguida sintió la mordedura en el pie. Saltó adelante, y al volverse con un juramento vio una yararacusú que arrollada sobre sí misma esperaba otro ataque.El hombre echó una veloz ojeada a su pie, donde dos gotitas de sangre engrosaban dificultosamente, y sacó el machete de la cintura. La víbora vio la amenaza, y hundió más la cabeza en el centro mismo de su espiral; pero el machete cayó de lomo, dislocándole las vértebras.El hombre se bajó hasta la mordedura, quitó las gotitas de sangre, y durante un instante contempló. Un dolor agudo nacía de los dos puntitos violetas, y comenzaba a invadir todo el pie. Apresuradamente se ligó el tobillo con su pañuelo y siguió por la picada hacia su rancho.El dolor en el pie aumentaba, con sensación de tirante abultamiento, y de pronto el hombre sintió dos o tres fulgurantes puntadas que como relámpagos habían irradiado desde la herida hasta la mitad de la pantorrilla. Movía la pierna con dificultad; una metálica sequedad de garganta, seguida de sed quemante, le arrancó un nuevo juramento.Llegó por fin al rancho, y se echó de brazos sobre la rueda de un trapiche. Los dos puntitos violeta desaparecían ahora en la monstruosa hinchazón del pie entero. La piel parecía adelgazada y a punto de ceder, de tensa. Quiso llamar a su mujer, y la voz se quebró en un ronco arrastre de garganta reseca. La sed lo devoraba.—¡Dorotea! —alcanzó a lanzar en un estertor—. ¡Dame caña!Su mujer corrió con un vaso lleno, que el hombre sorbió en Sigue leyendo CUENTO: A la deriva DE Horacio Quiroga