El plástico es el depredador de nuestros océanos.

Sensibles a este problema tan grave  se ha comenzado una campaña para frenar en la medida que ellos pueden estos desmanes. ¿Cómo lo han hecho? Trabajando de forma directa en la reducción de la huella ambiental, un indicador del impacto ambiental generado por la demanda que se hace de los recursos existentes en el planeta. Avène consume de energía eléctrica proveniente de energías renovables y así reduce la emisión de CO² con el fin de minimizar el impacto ambiental. En todos sus productos han puesto en marcha mecanismos de fabricación para trabajar a favor del medio ambiente, desarrollando fórmulas para minimizar su impacto mediambiental no sólo en los océanos.océanos de plástico

Séverine Roullet-Furnemont, directora de medio ambiente y desarrollo de Pierre Fabre lo tiene claro: “nos imponemos unas reglas de formulación muy estrictas con nuestras fórmulas: sin filtros hidrosolubles que se mezclen en el agua y puedan tener mayor impacto en la biodiversidad marina; un número de filtros reducido al mínimo, tanto en número como en concentración y sin siliconas, que son sustancias no biodegradables”.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *