Arboles que nos cuidan

 

Árboles que nos cuidan desde siempre !

Transparencia en el aire, intensa luminosidad,
vientos constantes, horizonte amplio
y cielo abierto son positivos por un lado,
pero por otro, pueden exponernos a vibraciones
magnéticas y psíquicas groseras. Es
posible crear un campo energético vegetal,
que sea protector, alrededor de las viviendas
o en áreas muy expuestas a las vibraciones
provenientes del cosmos. Plantar ciertos árboles,
estratégicamente distribuidos, puede
crear la protección necesaria, pues entre
sus campos magnéticos existe interrelación.

Por ejemplo:

Ambay: entrelaza la red de energías que se
crea en las áreas por los diferentes árboles.

Araucaria (sinónimo popular: pino del
Paraná, pehuén): estimula la alineación
vertical de energías en los seres y en las áreas.

Bambú gigante: crea un campo de protección

espiritual individual y grupal.

Capoeira-branca (sinónimo popular: cavitinga):

construye un filtro energético protector,
solar y vibratorio, alrededor de las
personas y en pequeñas áreas.

Cedro (sinónimo popular: cedro colorado):

produce un núcleo que sutiliza la vibración
y las energías.

Copaiba (sinónimos populares: copayero,

bálsamo de copaiba): transmuta el elemento
aire, crea una campana de protección
en las áreas.
Coquito (sinónimo popular: cocotero nativo):
desenvuelve una energía regeneradora,
protectora y fortalecedora.
Guapuruvu: establece un campo magnético
protector en el área.

Higuera silvestre: alinea y eleva las energías.


Jacarandá: forma un “terafín” (núcleo de

irradiación y de vitalización) vegetal.

Lapacho amarillo: desenvuelve una energía

que transmuta el elemento tierra.

Mango: introduce un elemento de ascensión

vertical y de vitalización cósmico-solar en el
suelo.

Palo borracho: eleva la vibración de las

áreas, las protege.

Sangre de Dragón (sinónimos populares:

urucurana, sangre de agua): su irradiación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *